NOTA IMPORTANTE: La lactancia materna es la mejor alimentación para el bebé, ya que la leche materna le proporciona una dieta equilibrada ideal y le protege frente a las enfermedades, aportando además muchos beneficios no nutricionales para el bebé y la madre. Te recomendamos que consultes con un profesional de la salud cuando vayas a decidir sobre el tipo de alimentación de tu bebé. También deberías solicitar consejo al profesional de la salud para prepararte para la lactancia materna y para el mantenimiento de la misma. Si te decides por la lactancia materna, es importante que realices una dieta equilibrada y saludable.

Los preparados para lactantes están destinados para reemplazar a la leche materna cuando las madres han decidido no dar el pecho o si, por algún motivo, no pueden darlo. La decisión de no amamantar o de introducir una alimentación parcial con biberón reducirá la cantidad de leche materna.

Si, por cualquier motivo, decides no dar el pecho, recuerda que será difícil cambiar tu decisión. El uso de preparados para lactantes tiene implicaciones sociales y económicas que se deben considerar. Los preparados para lactantes deberán prepararse, utilizarse y almacenarse siempre tal como se indica en la etiqueta para evitar riesgos para la salud del bebé.